“Figurativismo y abstracción”

Del 27 de abril al 15 de julio

Actividad gratuita

Se pone énfasis en una serie de obras realizadas en la década de 1960, en las que el pintor utilizó materiales como el gouache, el carbón, la tinta y el papel. Con esos elementos parece reflexionar respecto a la condición humana, recurriendo de manera constante tanto a la filosofía como a la pintura caligráfica oriental, que está impregnada de una permanente belleza.

A través de estas obras, queda de manifiesto el vínculo afectivo que estableció el pintor con sus raíces japonesas y la admiración que profesaba por el arte de aquel país. Un significativo número de obras que se presentan en esta ocasión, muestran manchas de tinta que parecen transformarse en figuras o personajes que apenas se insinúan por medio del trazo y que carecen de perspectiva, una de las cualidades más sobresalientes del arte oriental.